Reciclar es una prioridad para bares y restaurantes. Por si no lo sabías, ser un negocio sostenible está a la orden del día, y la mayoría de los negocios españoles ya han empezado su camino hacia la sostenibilidad

Un camino que no solo implica trabajar con envases 100 % reciclables, sino también de reducir el desperdicio de alimentos y crear una oferta gastronómica más sostenible.  

Por ejemplo, algunos locales están dejando de usar pajitas de plástico, mientras que otros, siguiendo los pasos del movimiento zero waste, aprovechan los restos de verduras sobrantes para elaborar y crear platos nuevos. 

Sin duda, el creciente éxito de los negocios sostenibles demuestra que los clientes actuales valoran más la comida sostenible de la que no lo es, y es una tendencia que, al parecer, va más allá del precio. 

Camino a la sostenibilidad: los pequeños gestos cuentan 

Ofrecer a tus clientes botellines de agua reciclables, servir un café con la etiqueta de comercio justo, o una bebida vegetal con certificado de que todos los ingredientes que se utilizan son ecológicos y de proximidad, son gestos que permiten mostrar a tus clientes tu compromiso con el medioambiente, y hacer que valoren más tu negocio, incluso por encima de tu competencia. 

Sin embargo, muchas veces, estos gestos pasan por desapercibidos, y si no le cuentas a tus clientes acerca de tu misión “verde”, es poco probable que ellos mismos se enteren. Así que no dudes en mostrar cómo estas ayudando al medioambiente, ya sea a través de mensajes incrustados en el packaging de tus productos, en las redes sociales, o en el sitio web de tu negocio. 

Un paso hacía el reciclaje: alimentos de proximidad 

Pensar en el diseño de tus platos también es reciclar 

Cuántas veces te ha pasado que, al pensar en un plato, has añadido algún ingrediente puramente decorativo, y has visto que vuelve a la cocina de la misma manera en la que salió: completamente intacto.  

Si te paras a pensar, ese elemento decorativo es un elemento sobrante en el plato, y lo único que genera es una merma, es decir, un residuo y un coste adicional que te podrías haber ahorrado. Por eso, cuando diseñes los platos de un menú o de una carta, aplica de manera racional el criterio de “menos es más”, y verás como tu negocio sale ganando por partida doble: en dinero y en sostenibilidad. 

Apuesta por proveedores de proximidad 

Para ser coherente con tu objetivo de negocio sostenible, también debes tener en cuenta los proveedores con los que trabajas. ¿Te has dado cuenta de la cantidad de cajas de cartón y bolsas de plástico innecesarias que llegan junto a los pedidos? Una manera de evitar todo este exceso de residuos es trabajar con proveedores de proximidad que, al igual que tú, tengan una política ambiental sostenible y comprometida con el medioambiente.  

Convierte tu packaging en un envase más sostenible 

Si tu negocio tienes servicio de delivery y take away, otra forma de evitar generar residuos es trabajar con una línea de packaging hecha a base de materiales reciclables y/o compostables.  

Al final, verás que la suma de todas estas acciones, aparte de contribuir al bienestar y el cuidado del planeta, favorecerá tanto la imagen como el bolsillo de tu negocio. 

Compartir en: