Hostelero, da un giro a los platos de siempre y rentabiliza como nunca. Entra ya en el nuevo CURSO GRATUITO de Kitchen Academy.

A pesar de no tratarse de ninguna norma oficial, en este país hemos convertido en protocolo la tradición de servir el café después del postre. En cualquier comida familiar, bar o restaurante, el postre llega a la mesa antes que el café.

Incluso aunque alguno de los sentados a la mesa quiera saltarse el postre, esperará a que los demás lo terminen para beber su expreso, cortado o manchado.

Se dice que esta costumbre empezó a practicarse para alargar las sobremesas el máximo tiempo posible. En países como España o Portugal, la sobremesa siempre es garantía de una buena conversación con amigos, compañeros de trabajo o familia.

Una costumbre que sorprende

Sin embargo, son muchos los turistas que se sorprenden al pisar uno de nuestros restaurantes y descubrir que el postre y el café no se saborean al mismo tiempo. En lugares como Estados Unidos, se sirven y se disfrutan a la vez.

Es más, un sorbito de café entre los pedazos de tarta incluso mejora, bajo su punto de vista, la experiencia de la sobremesa.

Entre los postres que mejor combinan con nuestro café están…

  • Postres de chocolate como coulant, brownie o tarta Selva Negra
  • Repostería elaborada con frutas como el bizcocho de plátano, la tarta de arándanos o la tarta de limón y queso
  • Postres con frutos secos como el muffin de pistacho o la tarta de almendra (tarta de Santiago)
  • Galletas o dulces con caramelo
  • Tiramisú

Algunos de los cafés más frecuentes en las sobremesas son:

  • Café cortado
  • Café manchado
  • Café con leche
  • Café de pota

¿Cómo deben servirse el postre y el café?

Nuestro consejo es que, salvo que alguno de los comensales prefiera combinarlos, te ciñas al protocolo establecido y ofrezcas primero el postre y luego el café.

Y como este momento postrero y cafetero funcionan como el broche de oro de cualquier comida o cena, lo ideal es que no solo te centres en el sabor y el orden sino también en la manera de servirlos.

Para servir el postre:

  • Recoge fuentes, platos, salseras y cubiertos usados en el primer y segundo plato. Algunas personas preferirán mantener en la mesa su copa de agua o su copa de vino. Lo importante es que la mesa quede despejada y no haya ruido visual que interrumpa la relajación y el disfrute propios de una sobremesa.
  • Utiliza una vajilla y una cubertería adecuadas para postres. Las masas duras como el turrón y los pastelitos pueden comerse con las manos.

Después del postre llega el café. ¿Qué protocolo hay que seguir para servirlo?

  • Como el postre, el café hay que servirlo con una vajilla y unos cubiertos apropiados. Igual que en un restaurante, en una comida familiar el café también debe servirse recién hecho y utilizando una jarra de café adecuada. En una sobremesa tampoco pueden faltar una jarra con leche fría y otra con leche caliente para que los invitados puedan elegir entre ambas opciones. Las tazas tienen que ser de un material que guarde bien el calor, como la porcelana, el barro o el gres.
  • Al colocar la taza en la mesa, el asa de esta debe quedar al alcance de la mano derecha del invitado o invitada.
  • El café, al igual que los platos de comida, hay que servirlo por el lado derecho del comensal.
  • Aunque ya se haya tomado el postre, es cortesía servir el café con unos dulces como galletas, pastas de té, pequeños pasteles o bombones.

Compartir en:

¡Suscríbete al Blog
del Hostelero!

Recibe periódicamente artículos sobre tendencias hosteleras, recetas, formaciones e información de valor para conocer todo lo que se cuece.

SUSCRÍBETE

Hostelero, quizás te interese…

Uniformes en hostelería: ¿cómo dar buena imagen?

3 min
22 Ene, 2023
Hoy en día, los uniformes en hostelería son un elemento clave para…
LEER MÁS

Cómo ahorrar en la factura de la luz en tu bar o restaurante

3 min
22 Dic, 2022
Ahorrar en la factura de la luz de un establecimiento es algo…
LEER MÁS

Café ecológico para bares, cafeterías y restaurantes

5 min
22 Nov, 2022
Si además de poner paladar pones oído, te habrás dado cuenta de…
LEER MÁS