Sabemos que dar de comer a mucha gente a la vez es una de las tareas más complicadas que existen en el mundo de restauración, y dos grandes ejemplos de ello son las cantinas y las colectividades.

El reto no solo es que los clientes salgan satisfechos por la calidad de la comida, hay también otros retos que asumir, como conseguir unos buenos escandallos de cada una de las recetas que se utilizan, que la presentación sea la adecuada, que la seguridad alimentaria sea máxima y estricta… vaya… creemos que ya habrás descubierto que hoy te hablaremos de los buffets de las cantinas y cómo sacarle el máximo provecho en todos los sentidos.

LAS CLAVES DEL ÉXITO

Empecemos por el principio: en el buffet de una cantina hay que dar de comer a mucha gente en poco tiempo y que la satisfacción sea máxima a todos los niveles. Para esto te queremos dar algunos consejos para que tu buffet sea el mejor.

  • Empecemos por las raciones. Trabajar con raciones individuales hará que el control del producto que gastas sea mucho mejor y que esto te permita ahorrar costes y que las mermas se minimicen.
  • Trabajar con productos de temporada te permitirá un mejor control de costes ya que éstos son más económicos y se encuentran en su punto óptimo de consumo.
  • Intenta trabajar con productos que sean muy versátiles y que con ellos te permitan cocinar diferentes recetas, haciendo varias combinaciones entre ellos.
  • Haz que los profesionales que atienden a los clientes en la cantina estén motivados y que conozcan bien la oferta del buffet para poder resolver las dudas que puedan surgir.
  • El recorrido del buffet es clave para el rendimiento de éste. Coloca al principio los postres, ensaladas, cremas, pastas y arroces, que son las ofertas más rentables y pueden ayudar a contener el tiquet medio, al ser platos económicos de preparar y saciantes para tus clientes.
  • Mantén siempre tus instalaciones extremadamente limpias, ordenadas y bien señalizadas, esto transmitirá seguridad a tu clientela y facilitará su elección gastronómica.
  • Asegúrate de que las estaciones del buffet nunca queden vacías para que el cliente pueda escoger entre todas las opciones del día.
  • Haz llegar tu oferta gastronómica a tus posibles clientes de un día para otro, es una muy buena manera de seducirlos y que vayan pensando lo que comerán mañana.

Estos consejos que acabamos de compartir con vosotros pueden ser de gran ayuda para que vuestro buffet se convierta en la envidia de la zona y que os ayuden a fidelizar al máximo a tus clientes y, sobre todo, que cuando terminen de comer, ya tengan ganas de volver al día siguiente.

Compartir en: