¿A quién no le gusta disfrutar de una buena comida o bebida al aire libre?

Lo difícil aquí es poder encontrar sitio en una terraza en pleno verano, pero esto ya es otra historia. Ahora, con la llegada del invierno, parece que volver a llenar tu terraza sea algo complicado. Sin embargo, a pesar del frío, muchas personas prefieren comer al aire libre, siempre y cuando sea en un lugar adecuado para ello.

Como profesional, seguro que te preguntas: ¿Cómo preparar la terraza para el invierno?

A continuación, te damos 7 consejos para preparar tu terraza de cara al invierno e, incluso, sacarle partido a pesar del mal tiempo.

En la terraza, calentito. Las estufas son la opción ideal para calentar el exterior de tu terraza.Instala unas pequeñas estufas distribuidas estratégicamente por tu terraza para crear un ambiente cálido y reconfortar a tus clientes. Hay muchos tipos de estufas, aunque, para una terraza, suelen utilizarse las eléctricas o de gas; las de gas, por ejemplo, tienen aspecto de chimenea. Esto puede dar a tu terraza un aspecto mucho más cálido.

Las sombrillas, más allá del verano. Las sombrillas de terraza sirven para algo más que protegernos del sol en verano. Las sombrillas de terraza, aparte de protegernos del sol o la lluvia, también son un aislante térmico que acaba por crear un pequeño microclima en tu terraza. Aprovecha para decorarlas con motivos otoñales (y navideños cuando llegue el momento) y dale un toque diferencial a tu terraza.

En invierno disponemos de menos horas de luz solar, así que la iluminación artificial será muy importante para tu terraza. Hay varias formas de iluminar tu terraza; con guirnaldas, farolillos, velas… Escoge la que se ajuste más a la estética de tu local, y te ayude a crear un ambiente más agradable para tus clientes.

“La iluminación artificial es clave para crear un ambiente agradable.”

En invierno, que no falte la manta. Una práctica que está muy extendida en los países del norte, y que podemos incorporar aquí, es disponer unas pequeñas mantitas en cada una de las sillas de tu terraza para que tus clientes se puedan cubrir con ellas durante su estancia. Piensa que cuando más cómodos y confortables estén tus clientes, más a gusto se sentirán y el consumo puede acabar siendo más elevado. De esta manera, acabarás creando un buen recuerdo de la experiencia en tu local, que seguro querrán repetir.

En días fríos, no hay nada mejor que disfrutar de una bebida caliente. Ofrecer en invierno opciones de consumo calentitas ayudará a que tus clientes entren en calor, y se sientan más a gusto en la terraza. Una pequeña carta que incluya: bebidas de chocolate caliente, especialidades de café un poco más Premium que las normales, o hasta un vino especiado caliente, como el que se toma en Inglaterra cuando llega el frío: el mulled wine.

Por último, no te olvides de proteger tus muebles ante el mal tiempo. Si tus muebles son de madera, utiliza un sellador de madera para protegerlos de la lluvia. Además, como han estado expuestos al sol, hidrátalos con algún aceite para que aguanten bien los días de invierno.

Si quieres invertir en muebles nuevos, opta por materiales más resistentes a la lluvia, como, por ejemplo, el metal, la fibra sintética, o el plástico. Asimismo, coloca un toldo en el techo de tu terraza para protegerla de cualquier temporal.

Al final, verás que tus clientes estarán encantados de pasar el tiempo en tu terraza, y disfrutar de la experiencia gastronómica que ofrece tu local. Si necesitas más asesoramiento sobre este tema, consulta nuestra oferta de servicios a través del siguiente enlace.

Compartir en: